domingo, 17 de julio de 2011

¿Creer en cosas falsas para no morir en el intento?


"Millones de personas creen en cosas que son falsas y son mucho más felices que yo", afirma el cineasta Woody  Allen con ese particular sentido del humor tan suyo.

Así resume su película Conocerás al hombre de tus sueños (You will meet a tall dark stranger, su verdadero título), un entretenido filme sobre las complicadas relaciones humanas, sus contradicciones y en especial la capacidad de negación de las miserias inevitables de la vida y la incapacidad para enfrentarlas de manera racional.

A Helena la ha dejado su marido tras cuarenta años de matrimonio; él quiere rejuvenecer pese a lo imposible de aquello y se ha conseguido una prostituta para casarse; ella se refugia en una vidente, farsante como todos los que se dedican a eso, y le cree a ciegas sin importar lo ridículo que sea.

Allen, escéptico por decisión y pesimista por definición regala una película divertida y realista: de cierto modo todos somos patéticos, no solo la que se aferra a absurdos espirituales sino también los que viven en el más acá aunque no por eso con los pies en la tierra. Los imponderables de la vida, las tristes esperanzas depositadas en otros, la cobardía y la incertidumbre sobre el futuro nos convierte en criaturas a la deriva, desesperadas y cómicas.

No es la mejor película del neoyorquino pero mantiene su toque; Allen no crea falsas expectativas como esas insoportables comedias románticas pero nos regala de nuevo un relato cálido, casi podría decirse comprensivo sobre la realidad humana pero nunca condescendiente, somos lo que somos y será casi inevitable que nuestros pares -e incluso nosotros mismos- nos aferremos a alguna idea absurda o ridícula con tal de hacer más soportable a esta breve vida.

"El mundo está lleno de ruido y furia, al final eso no significa nada" William Shakespeare

4 comentarios:

Asterión dijo...

Woody Allen hace años que se alejó de su mejor nivel (claro, su nivel bajo siempre está por encima de los demás). Sin embargo, como señalás, en esta logra una película bastante aceptable. El drama del escritor quizá fue lo que más me tocó, ¿por qué será?

Saludos

César dijo...

Quizá por eso no paso de bloguero, me aterra ese tipo de incertidumbre jeje.

Saludos!

alschopenhauer dijo...

También me parece patético hacer filosofía a partir de lo que Allen diga o piense; es decir, para mí es una gente jovial pero profundamente superficial.
Por ejemplo, todos sabemos, nos damos cuenta de ello an algún momento u otro; que actuamos de forma estupida con tal de satisfacer alguna necesidad (amorosa por ejemplo). Pero esta sola observación no vuelve patética nuestra existencia o estas necesidades.
¿Que Allen hiciera una película sobre la guerra cristera en México, por ejemplo? Imposible, ¿sobre filosofía de la ciencia? imposible, ¿sobre si hay vida despues de la muerte?, !Imposible!,
Sobre..., !Imposible!

César dijo...

Tenés razón alschopenhauer, volveré a Schopenhauer, Nietzsche y Descartes, como pude imaginarme que de las cosas simples de la vida uno puede filosofar! ¡que iluso que fuí!

Gracias por iluminarme...