martes, 31 de mayo de 2011

FIV y los plazos de la fe *

Carlos Avendaño.
"Nosotros queremos una discusión amplia y abierta ¿Cuánto tiempo? ¡el que dure!"  Así, en una oración el diputado del Partido Restauración Nacional resumió media hora de entrevista donde desplegó sus argumentos en contra de la Fertilización In Vitro (FIV).

El martes 31 de mayo finaliza el segundo plazo que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos dio a Costa Rica para legalizar la FIV y evitarse un juicio ante la Corte. El día llega sin una respuesta positiva. Hay demasiada división en el Congreso, mientras que en la calle casi la mitad ignora en qué consiste la FIV pero apoya la idea pese a su ignorancia. Es que es muy feo negarle los hijos a una pareja. Dios entenderá. Me fascina la plasticidad de la fe popular.

Pero Carlos Avendaño no. El diputado cristiano sostiene que su negativa no es religiosa, argumenta que la Caja del Seguro Social carece de recursos y que lo que quieren es hacer negocios con la fabricación de bebés. Le digo que lo mismo se dijo con los cócteles para gente con VIH y que ahora todos lo reciben pero evade la pregunta. A la mitad de la entrevista se descubre: 

"Aquí hay como una envoltura de regalo que parece muy bonita que es el derecho de las parejas, pero es que hay otro derecho superior que es el que tienen los no nacidos". 

¿Quién dicta ese derecho superior don Carlos? La pregunta se atora en mi garganta, para qué entrar en polémicas religiosas pero es claro que habla de Dios, del suyo y del que él es vocero. Lo mismo creen los obispos. No hay acordado cuál es el oficial. 

Pero es que don Carlos (tampoco hablo, solo pienso) si a usted le dice una cosa y a la gente le dice otra ¿cómo saber a quién le habló de verdad? Si llevan cientos de años peleando por definir si los muertos resucitan de inmediato o en el último día y no han llegado a ningún acuerdo. Es difícil decidir sobre algo que nadie ha visto jamás.

Supongo que pasa igual con los no nacidos, para usted hay un alma allí cuando se unen óvulo y espermatozoide, admítalo, ¿pero es que alguien a visto un alma alguna vez y ha presentado pruebas irrefutables? ¿es eso suficiente para negarle a seres humanos completos, con sentimientos y aspiraciones, la posibilidad de ser madre y padre? 

A fin de cuentas don Carlos usted puede creer en eso, es libre de pensarlo y enseñarlo en su iglesia y a sus hijos, nadie lo obligará a someter a su esposa a una FIV pero lleguemos al acuerdo que usted tampoco puede impedir que otros sí lo hagan, que existen personas cuya creencias les permiten buscar en la ciencia las respuestas a sus problemas, apuesto que usted aceptaría una transfusión de sangre luego de un accidente ¿o solo reza para curarse? ¿no es eso intervenir en el curso de las decisiones divinas? Imagino que no. No para usted al menos. Habría que preguntarle a los Testigos de Jehová que opinan.

Pero bueno, usted insiste que no es un asunto religioso. No le creo pero esto no es un debate y me limito a transmitir sus declaraciones. En tanto las parejas con dinero viajarán a Panamá, las pobres se quedarán sin descendientes y Costa Rica se sentará en el banquillo de la Corte Interamericana por defender un dogma de fe. Casi lo olvido: es que somos un Estado Confesional.


Mas allá de la Fecundación In Vitro, Revista Paquidermo.


*La CIDH dio dos meses más de tiempo a Costa Rica para aprobar la ley. El Congreso analiza una vía rápida para cumplir con la solicitud.


3 comentarios:

Asterión dijo...

He estado dándolde vueltas al asunto y tengo un par de notas, pero es evidente que no saco nada en claro.

Mi interés sería: ¿Cómo lograr combatir un estado confesional pero en un plano político? Es decir, sin necesidad de meterse con el dogma, que ya sabemos, sería irrefutbale en los términos en que usualmente se plantea. Si Dios es perfecto, eterno y omnipotente, no hay argumento científico que valga.

¿Cuáles serían las estrategias? Planteo esto porque siento que mucho se pierde cuando nos "lanzamos contra la fe" y asumimos que la religión es la causa de los problemas. Considero que la causa es el papel político de la religión.

Pero bueno, lanzo esas inquietudes para ir ordenándome el asunto y escuchar posibilidades.

Saludos

César dijo...

Es muy atinado lo que dices. En mi caso lo único que me molestó y por lo cual escribí este post fue el intento de disimular una postura religiosa con otros argumentos. Pero es muy cierta esa inquietud, supongo que pasa por un cambio de paradigma en la gente y que esto cambie a los políticos. Yo lo veo difícil, al menos ahora.

César dijo...

Y el intento mal disimulado de alargar la discusión al infinito.