domingo, 3 de enero de 2010

La raíz de todo mal


Richard Dawkins, reconocido etólogo y ocupante de la cátedra Charles Simonyi para la divulgación de la ciencia de la Universidad de Oxford, torció el gesto cuando supo que su documental sobre el pensamiento religioso se titularía  La raíz de todo mal, al considerar que era una afirmación falaz pues nada es la raíz de todo el mal.

No pretendo pensar lo contrario, pero al igual que Dawkins estoy convencido que la religión, cualquiera que sea el dogma, es una fuente potencial para crear problemas.

A Umar (foto) le gustaba el Liverpool, combinaba esta pasión  con sus estudios de ingeniería en Londres, pero empezó a abandonar el gusto futbolero y a afirmar cosas como  "Salvemos nuestro honor y nuestra religión, dejemos el fútbol y practiquemos otros tipos de deporte convenientes para el Islam", más tarde afirmaría: "Me imagino cómo se desarrolla la gran Yihad, cómo los musulmanes (si Alá quiere) vencen, dominan el mundo y consiguen de nuevo el gran reino"

Umar Farouk Abdulmutallab quiso hacer explotar un avión el día de navidad con un chaleco lleno de sustancias explosivas que, en vano, trató de encender mientras los pasajeros del vuelo NW253 Amsterdam-Detroit le caían encima.


Todavía hay una parte de mí que no quiere creer como un muchacho de 23 años, universitario y con una vida por delante quiera hacer algo así, pero hay otra que cree tener una idea.

Odio, tan viejo, tan fresco 
 
 (...) y destruir a esa raza vil que ocupa las tierra de nuestros hermanos. (...) Todos aquellos que mueran por el camino, ya sea por mar o por tierra, o en batalla contra los paganos, serán absueltos de todos sus pecados. " (Papa Urbano II llamando a las Cruzadas en el Concilio de Cleremont del año 1095).

"¡Cuántas ciudades hemos destruido! Nuestra ira las ha sorprendido a unas en medio de la noche y a otras a la claridad del día." (Corán, Sura 7-3).

"(...) la creencia en Allah necesita rectitud a la hora de seguir Su metodología, y por tanto, ha de producirse la obediencia total a las órdenes y prohibiciones de Allah en todos los aspectos de la vida.(mensaje de Osama Bin Laden, 8 setiembre 2007)

"Nunca habrá paz en el mundo hasta que la casa de Dios y el pueblo de Dios reciban su recto lugar de liderazgo en la cima del mundo. ¿Cómo puede haber paz cuando borrachos, traficantes de drogas, comunistas, ateos, adoradores de Satán, de la Nueva Era, humanistas seculares, dictadores opresivos, cambiadores de moneda ambiciosos, asesinos revolucionarios, adúlteros y homosexuales están en la cima?" (Pat Robertson predicador del Club 700).

"Darás muerte a todos: hombres y mujeres, adolescentes y niños de pecho" (1 de Samuel 15: 3)

Imagine por un momento una mente joven, inmadura, asustada, deprimida, insegura, manipulable y lo que enseñanzas como las de arriba, hombres poderosos o carismáticos como ellos,  son capaces de hacerle, en que son capaces de convertirlo:

"No tengo ningún amigo. No puedo hablar con nadie, nadie me aconseja, nadie me apoya. Estoy deprimido y me siento sólo. No sé qué debo hacer". (palabras de Umar Farouk Abdulmutallab cuando todavía era un adolescente).

Estoy seguro que alguien se molestará al leer este post, es probable que sea un creyente moderado, parte de esa mayoría  de personas que no le harían daño a otro ser humano invocando su fe, sin embargo a ellos, a los que consideran que es irresponsable tomar literalmente sus libros sagrados y consideran necesario reinterpretar la voz divina (que presuntuoso), es necesario recordarles lo capaz que son esos textos y los líderes que los usan para moldear a individuos capaces de matar a decenas o miles de semejantes porque piensan diferente o, sin ser tan extremos, capaces de coaccionar por la vía de las leyes o el castigo social a vecinos que actúan u opinen distinto.

Guste o no, la existencia de dogmas que se precien de ser absolutos y que necesitan para su defensa la intolerancia, la indignación, la fuerza de la ley e incluso la violencia  y que pretenden  abarcar al mundo aunque el mundo no quiera, siempre serán pozos de donde podrán salir monstruos.

Al terminar de escribir este post la policía danesa mantiene en custodia al somalí de 28 años que, con cuchillo y hacha, trató de matar  al caricaturista de 74 años Kurt Westergaard, conocido por hacer dibujos de Mahoma. No se engañe, hoy es musulmán, pero mañana puede ser de cualquier otra religión que afirme tener la verdad de su lado.

6 comentarios:

Alexánder Obando dijo...

Me gusta mucho tu sitio. Adelante.

César dijo...

Muchas gracias! siempre serán bienvenidas las observaciones, sugerencias, consejos y correcciones, todo sea por mejorar.

Saludos.

edivimo dijo...

Tampoco me gustó el título de ese documental en el que aparece Dawkins, sin embargo tengo que hacer mía una opinión de la blogger Greta Christina. Ella afirma que la principal razón de porqué la religión es dañina es que "...es una máxima dependiente de la creencia en seres invisibles, voces inaudibles, entidades intangibles, fuerzas indetectables y eventos y juicios que suceden después de que morimos. // Por lo tanto, no tiene una verificación de la realidad."
Sin esa verificación de la realidad, no hubiéramos podido convencer a Umar de no estallar el avión en que viajaba o a los cruzados para no invadir las tierras musulmanas, después de todo, ¿qué argumento racional puedes usar en alguien que ha renunciado a usar la razón y prefiere creer en lo infalible de su fe.

Álvaro Herrera Ortiz dijo...

Se ha matado y han perecido más humanos, en la Historia, por motivos religiosos que por cualquier otra causa

Sergio dijo...

Solo dos cosas, bueno tres:

1) R.Dawkins ya no es catedratico de Oxford.
2) Umar no llevaba los explosivos en un chaleco, sino en sus calzoncillos.

3) En el islam, el cristianismo y el judaismo, el concepto de (accountability) rendicion de cuentas es muy debil, ya que segun estas creencias, la rendicion de cuentas final (la de verdad) se hace en el mas alla. Y si de manera vil la jerarquia religiosa permite por accion u omision que sus canones (textos, ritos y mitos) sean usados para actos de violencia, entonces un acto contra el projimo sera justificado y en el peor de los casos, admitido como un pecado y no como un crimen. De esta manera, los cimenes contra la humanidad se ven reducidos a pecados, que como todos sabemos, se pueden perdonar si la intension es buena.

El razonamiento anterior es claramente visible en las aciones de G.W.Bush, D. Cheney et al. quienes siendo "profundamente" religiosos, no dudan en embarcar a un pais entero en una cruzada asesina contra inocentes al otro lado del mundo, con el pretexto de protejer a Israel y atacar a los enemigos de dios.

César dijo...

Gracias por las aclaraciones y por el comentario Sergio.