jueves, 24 de septiembre de 2009

Hacer de abogado del Diablo, defendiendo el derecho al aborto




Algunos detalles que deben saber los que se oponen al derecho a decidir.
-------
Soy pro-aborto y no tengo cuernos, ni cola. Tampoco soy un tipo insensible y sin sentimientos, pero estoy a favor del aborto, así sin florituras, quedar mal ante la opinión pública y recibir reproches es tan fácil como meterle un gol a la Selección de fútbol de Costa Rica.

Apoyo el aborto porque creo en el derecho a elegir y en la libertad individual, reprocho a los que condenan a la mujer cual si fuera una criatura irresponsable, necesitada de dirección e intrínsecamente proclive al pecado, considero injusto obligar a alguien a ser madre contra su voluntad, recrimino el uso de imágenes de bebés ya nacidos para apelar al sentimentalismo de las personas, pero ante todo repruebo que usted piense que está al lado de la verdad solo porque repite viejas "verdades", porque refrenda las prédicas de sus líderes , porque "todos" piensan así, porque es mandato divino, porque siempre ha sido de ese modo ¿de verdad lo cree?

Antes de entrar a la siguiente exposición le recuerdo que la legislación costarricense, inspirada por principios cristianos, considera delito el aborto (salvo por razones de salud de la madre) y la mujer que lo practique puede parar en la cárcel. En la actualidad 73 países comparten con Costa Rica un código similar, y casi todos ellos son de tradición católica. 


Aborto, un pecadillo menor

Antes de la llegada del cristianismo el aborto era una práctica común en el mundo antiguo, la civilización griega y más tarde la romana lo consideraban aceptable y desde épocas remotas existieron métodos para provocarlo.

Pero es falso que el cristianismo haya rechazado por completo dicha práctica y considera desde siempre al aborto como el homicidio. Ni el Viejo ni el Nuevo Testamento lo prohíben explícitamente, lo animo a buscar una cita que lo vete de manera rotunda.

Agustín de Hipona (354-430), doctor de la fe, avaló el aborto en los primeros etapas de gestación pero condenaba su uso como modo de ocultar relaciones sexuales pecaminosas, la pena para ello era solo hacer penitencia, no por abortar sino por los pecados de fornicación y adulterio. Sobre el aborto Agustín dijo:
"Según la ley, el acto no se considera homicidio, porque aún no se puede decir que haya un alma viva en un cuerpo que carece de sensación ya que todavía no se ha formado la carne y no está dotada de sentidos"




Para la Edad Media los cánones eclesiales irlandeses establecían una penitencia de tres años y medio a pan y agua a las mujeres que abortaban mientras que el castigo por tener sexo fuera del matrimonio era de catorce años… (del libro Manual de Penitencias Medievales, de McNeill, John T. y Helena M. Gamer).


Tomás de Aquino (1225-1274), otro estelar de la doctrina cristiana, esgrimía una tesis más aristotélica que cristiana que ponía al feto en una posición por debajo de la condición humana:



"El alma vegetativa, que viene primero, cuando el embrión vive la vida de una planta, decae y le sigue un alma más perfecta, la cual es a la vez nutrimental y sensible y entonces el embrión vive una vida animal, y cuando ésta decae le sigue un alma racional inducida del exterior"

La duda de si el alma ingresaba en el momento de la concepción aún generaba debates allá por el siglo XVIII cuando las autoridades de la Inquisición admitían no estar seguras de que en el feto existiera tal unión, por lo que se recomendaba no bautizarlo.

Como se puede ver el cristianismo no debería jactarse de inmutabilidad al definir cómo proceder con el aborto, su interpretación sufrió variantes a lo largo del tiempo y casi siempre existió margen para practicarlo ¿dónde quedó la inalterable voluntad del Cielo?

Aún en una época tan reciente como 1869 (siglo XIX) el catolicismo estableció que el alma ingresaba al feto a los 40 días de la concepción, en el caso de ser varón, y a los 80, si era mujer, por lo que eliminarlo antes de ese lapso no se consideraba como homicidio . Fue justamente hasta ese año que el papa
Pío IX prohibió de manera absoluta el aborto (Encíclica Apostolicae Sedis) so pena de excomunión bajo el argumento de que el alma ingresa desde el momento de la unión entre espermatozoide y óvulo...eso fue apenas hace 140 años, solo entonces el aborto paso de ser un simple pecadillo sexual a un homicidio, dicha doctrina es la que emana hoy desde el Vaticano y que pretende hacer creer que así ha sido siempre, gran mentira.
Un detalle importante: A los evangélicos les asustará saber que en los cristianos estadounidenses practicaban el aborto sin restricciones hasta bien entrado el siglo XIX a pesar que Martín Lutero lo reprobaba.
Sorprenderá además que son mitos los argumentos del trauma post parto, el de las complicaciones en futuros embarazos, el peligro de un cáncer de mama y las críticas a la seguridad del procedimiento abortivo.
Otro detalle interesante: para el Talmud judío el feto no es una persona y solo hasta que sale del vientre materno tiene todos los derechos. Otras religiones como el Islam y algunas denominaciones hindúes también tienen visiones muy distintas sobre cuando se empieza a ser persona.
Decidir sin prejuicios
Durante la crisis por el golpe de Estado en Honduras alguien dijo que en una negociación donde dos posiciones son diametralmente opuestas se debe aceptar que no siempre se tiene toda la razón, ni se obtiene todo lo que uno quiere, hay que ceder, hay que dar un poco de crédito a la otra parte, cosa que parecen no hacer muchos que reprueban el aborto, pues mientras lo hacen rechazan también un programa de verdadera educación sexual en los adolescentes, satanizan los anticonceptivos y se oponen (en Costa Rica por lo menos) a la venta de la pastilla del día después ¿entonces? claro, quieren ganar-ganar.
No se puede negar el derecho a la libertad individual y menos tratar de imponer por la fuerza de la ley una visión del mundo, le guste o no existen personas que no creen en lo mismo que usted y no están obligadas a hacerlo, si usted cree firmemente en que el aborto está mal puede enseñárselo a sus hijos en la casa o en la iglesia pero no debería de ningún modo apoyar ni promover que las leyes de un país le impidan esa posibilidad a todos.
Sea en Costa Rica o en los otros países dónde aún es prohibido el aborto, de manera total o parcial, es indispensable renunciar a las posturas inflexibles que se sostienen sobre verdades a medias o mentiras completas. Sirva este artículo, espero, para colaborar con un debate más informado.
Artículos recomendados
Aborto inducido: ética y derechos. De Montserrat Sagot Rodríguez y Ana Carcedo Cabañas
28 de setiembre, Día internacional para la Despenalización del Aborto en América Latina y el Caribe.

20 comentarios:

Anónimo dijo...

(desde Facebook) muy interesante don Cesar, pero me parece que te concentrás más en mostrar la debilidad argumental de la parte cristiano-católica-religiosa; que en el fundamento ético por el cual el aborto debe ser considerado una práctica correcta. Me parece tan dañino e insuficiente hablar de este tema desde un punto de vista religioso, como de uno antireligioso.

Javier Córdoba

Anónimo dijo...

(Desde facebook) César, comparto la observación que plantea Javier, pero además agrego que me parece que ese ha sido precisamente el error en la defensa del estado laico, convertirlo en un tema tan sectario como la misma iglesia

Enrique Sánchez

César dijo...

Javi tus observaciones son buenas pero como sabes este tema es basto e imposible de abarcar en un simple artículo, mi intención era solo agregar una perspectiva histórica que es probable no todos conozcan y que deberían saber para asumir una opinión más razonada.

Al final agrego vínculos a unos artículos donde la perspectiva ética puede analizarse con más detenimiento.
----------------------
Kike el miedo a diseccionar un tema como la religión pertenece a los políticos y a su fobia de perder votos, existe una línea delgada entre respetar la creencia de las personas y elevarlas a un situal de infalibilidad, no debería importar que se molesten, más bien deberíamos exigirles que piensen sin prejuicios y que sean responsables de sus opiniones, que se informen antes de decir si o no ¿te acuerdas de eso?

Como le dije a Javier uno no puede asumir una postura sin conocer antecedentes, esa es la idea del post.

César dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

(Desde facebook)
está muy bueno César. creo q aún no se entiende q toda esta discusión lo q busca es velar x la salud de las mujeres y x su derecho a una vida digna, y q es su decisión, el derecho, mi derecho, a decidir sobre mi propio cuerpo. te "robo" la imagen xq está genial.

Marcia Ugarte

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
César González dijo...

Como te dije en Facebook, apoyo el aborto en ciertas condiciones únicamente: violación, riesgo social (entiéndase una familia con 5 hijos y sin tener cómo mantenerlos), o riesgo médico paa la madre, y todo esto después de un estudio cuidadoso.
Aclaro: para mi aborto es la interrupción de un embarazo de más de mes y medio, antes de que se desarrolle el sistema nervioso central o empiece a latir un corazón. Del alma y esas cosas que te hablen los teólogoso filósofos. Yo voy por ciencia.
En cuanto a las libertades, contribuyo a la polémica: las personas deben hacerse responsables de sus actos.No es simple moralismo, es un requisito mínimo de convivencia entre humanos.
Si sos una persona sexualmente activa, podés decidir tener sexo responsable y libre. Pero si escogés no tenerlo así, es como escoger tomarse una botella de whiskey y salir del bar manejando.
Si chocás, sos responsable de los daños materiales y humanos, ante la gente y la ley.
Si una pareja tiene relaciones sexuales, quedá embarazada la mujer, no lo detectan en el periodo ventana, y se desarrolla un ser vivo, mop... a hacerle frente, viejillo. Y si el varón no quiere, la ley lo obliga.
Si interfiere con los proyectos personales del ser humano de clase media.. pucha... esas cosas se piensan antes de coger.
Resumo: Píldora del día después, bienvenida sea. Control responsable de la sexualidad y la salud en general.... eso es de seres que tienen el volante de su vida en control.
Abortar para salvar la torta, porque me frustra mi plan de vida, porque no pensé y ahora me da miedo, o porque voy a tener que gastar menos en mí o buscar brete o porque no quiero complicarme o complicarle la vida... es alcahuetería, irresponsabilidad... y si se hace cuando el feto tiene sistema nervioso y sistemas funcionales, es asesinato. Cada quién decide sobre su vida mientras su desición no comprometa la vida del otro. ¿No es cierto?

diamond2 dijo...

Me parece muy intersante lo publicado por Cesar. Es verdad que los grupos religiosos que adversan el aborto, siempre dan la sensación que están apoyados por "Valores" inmutables, Universales, que les da el derecho a condenar a las demás personas que no piensan igual.

No solo eso, sino que por estar amparados a la ley, que como sabemos, surge de lo que los religiosos han señalado como pecado, gracias a sus palancas en la legislación.

Hubo un programa que hizo "Palabra de Mujer", y cuyo título lo decía todo : "¿ES ILEGAL PORQUE ES PECADO?". Como las leyes son hechas para acomodarse a la influencia religiosa.

César dijo...

Toca me parece buena tu opinión pero difiero en un par de puntos:

1. Cuando manejas ebrio y matas a alguien hay un claro daño a terceros, en el caso que nos ocupa cuál es el peor daño: -Traer al mundo un niño que podría no ser querido, maltratado o abandonado(daño a terceros) - o abortar para evitar esa posibilidad.

2.En una sociedad no se satanice a los anticonceptivos ni se prohiba la pastilla del día después es válido (hasta cierto punto) reprocharle a alguien que quedó embarazada, pero en un país como nuestro que hasta penaliza y prohibe ¿lo es? ¿en un país como el nuestro donde la religión se mete de narices a evitar que se dé una verdadera educación sexual? ¿es válido responsabilizar a personas que no saben?

3. Entiendo que hay gente irresponsable pero no se puede tachar de eso a todos, ¿nunca te pegaste un susto? el ideal de que la maternidad es un don y que debe aceptarse resignadamente subyuga el principio de la libertad individual y el derecho de cada uno de disponer de su cuerpo, incluso solo para el placer sexual, nunca la maternidad debe ser excusa para que la sociedad se meta en la vida privada de las personas.

César dijo...

Así es diamond2, las cosas cambian cuando ya no podés asumir que tu opinión es eterna y universal.

Saludos.

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

Excelente post Cesar y mejor forma de escribir, al igual la altura de comentadores.

Te agregue a mis lecturas diarias, así que no dejes de escribir.

Saludos.

Azopfeiffer dijo...

Yo creo que el tema de la dignidad del feto con sistema nervioso central y corazncito latiente pasa un poco por el moralismo y sensiblería, con el respeto para los que así lo sienten.
Lo que en realidad no me gusta es que el estado se meta en decisiones de corte personal, creo que la decisión sobre el feto cae directamente en la madre, lo demás es puro conversatorio.

Jeudy Blanco dijo...

Cesar, EXCELENTE post, el mejor que le he leido hasta ahora.

Yo soy de una opinión MUY similar (casi identica) a la que expresó su tocayo mas arriba en cuanto a los limites biologicos para practicarlo. Hago la excepción cuando la vida de la madre está en peligro, en cuyo caso, si vida debe tener prioridad sobre la del nuevo ser.

Ahora, es ciertisimo lo que pone ud. sobre la hipocresia de oponerse al aborto y negar otros metodos de prevención (incluida la pildora del dia despues), eso se hace en base a argumentos religiosos, que como ud desnuda aqui, son mas bien recientes, y en mi opinión, son los ultimos intentos desesperados de los poderes de las religiones a aferrarse a alguna ilusoria "verdad absoluta" ante el despojo que han sufrido desde que la ciencia empezó a explicar el mundo sin intervenciones divinas y desde que los humanos empezamos a delimitar nuestras normas de convivencia apelando a la razon y nuestra experiencia al margen de inexistentes divinidades.

Rocío dijo...

En México DF hoy día es legal el aborto. Aquí vivo y desde este hoy digo: no estoy ni a favor ni en contra. Por supuesto repruebo los excesos: ni castigar a la mujer que lo hace y al doctor que lo lleva a cabo, ni tampoco tomar como bandera de una "salida". Me explico. De inicio estoy a favor de él, porque es un derecho, porque no es un "pecado" (en los cuales no creo, por principio), porque es una opción. Sin embargo en México DF como en muchos otros países no hay una clara, fuerte, sistemática educación sexual. Al pensar este tema y al mismo tiempo dar clases en la Universidad a estudiantes en su mayoría jóvenes, una clase de "expresión escrita y oral" y darme cuenta del pobre pensamiento crítico que tienen en una edad en la que, por otro lado, ya tienen en sus manos el poder de la decisión... al ver este escenario lo que menos me sucede es un escalofrío tremendo.
Sí, estoy a favor de un mundo con goce de libertad y responsabilidad completa, genuina, para todos sus habitantes. Pero me entristezco al pensar en el pobre desarrollo crítico, analítico de nuestros jóvenes (soy jóven... pero no soy del mismo 'grupo' que ellos).
Dejo aquí el comentario, César. Me parece que tu texto está bien escrito, informa y argumenta. Dejo de lado el desarrollo de una idea que también me colma al pensar en el aborto: el hubiera no reviste como posibilidad a acción alguna, la sexualidad es un ámbito delicado, íntimo y a la vez público del ser, pero también la reflexión es juez en este discurso: ser padre/madre o no serlo a veces se decide por imaginarios sociales con gran carga emocional, mucho más pesada que la racional.
Hace mucho que no te leía, te mando un saludo desde ese país.

César dijo...

Hola Rocío un gusto enorme leer tu comentario.

Dices cosas ciertas, el pobre criterio es preocupante, aunque eso no debería coartar los derechos en principio, porque sería imposible empezar al revés cuando llevamos tantos siglos a cuestas de desinformación y tergiversación. Desde luego hay que formarlos y en eso concuerdo con vos completamente.

Un saludo cálido y espero algún día darme una vuelta por el DF :-)

Luis Brenes dijo...

César dice "repruebo que usted piense que está al lado de la verdad solo porque repite viejas "verdades", porque refrenda las prédicas de sus líderes , porque "todos" piensan así, porque es mandato divino, porque siempre ha sido de ese modo ¿de verdad lo cree?"

Esos son argumentos ad-homini. Colocás a todos los que están en contra del aborto en la misma canasta y nos juzgás con un prejuicio de que somos brutos, solo seguimos lo que otros piensa, no pensamos por nosotros mismos, etc. Ese comentario le resta peso a tu argumentación y es gratuito.

Y de hecho, podría usar el mismo argumento en contra de tu blog: al leer los demás comentarios me doy cuenta que soy minoría y soy precisamente el que piensa diferente. De hecho, me atrevo a decir que en muchos paises los que "piensan como sus líderes" y los que "repiten viejas verdades" y los que piensa así porque "todos piensan igual" son los que están a favor del aborto.

Quiten de la discusión el tema religiso/eclesial. Discutámoslo desde un punto de vista biológico y ético, basado en la dignidad humana. Si quieren, usemos la declaración de los derechos humanos como punto común de partida.

César dijo...

Hola Luis, gracias por el comentario.

Este post muestra una faceta del tema que es ineludible, y si ve bien tiene parte de esa ética que usted menciona pues para mucha gente ambas, religión y ética, van unidas. No podía tocar todas las aristas pues hubiera tenido que escribir un libro.

No sé cual será su caso, gustoso oigo sus argumentos, adelante, estoy bastante convencido de que la mayoría de las personas (por cierto nunca dije que "todos son así", si usted se lo tomó personal es cosa suya).

Adelante, lo leeré con interés y le prometo contestarle.

César dijo...

En este párrafo debía decir:

"No sé cual será su caso, gustoso oigo sus argumentos, adelante, estoy bastante convencido de que la mayoría de las personas (por cierto nunca dije que "todos son así", si usted se lo tomó personal es cosa suya), sostienen su oposición al aborto con razones que tienen no poco de teología."

Adelante, lo leeré con interés y prometo responderle

Anónimo dijo...

Sólo una pequeña vara, para evitar malentendidos, o algo por el estilo.
Aprovechando que hacés una mención por ahí sobre la posición del judaísmo en este tema, aclaro: si bien en el judaísmo un feto no es considerado completamente como una persona, la gran mayoría de las autoridades rabínicas están de acuerdo en que el aborto sólo es permitido en situaciones de verdadero peligro, para la madre o cualquier otra persona directamente involucrada con el feto.
Pura vida.
http://www.aishlatino.com/a/cym/48419512.html

César dijo...

Gracias por el dato, y por el comentario.

Saludos.