lunes, 15 de diciembre de 2008

La historia de un salvador improbable y de cómo se inspiró la Navidad

De cómo un hipotético predicador judío se convirtió en hijo de dios y que tuvo que ver otro dios en eso.




---------------------------




Entre la realidad y el mito la figura de aquel maestro hebreo de hace dos mil años se confunde en la niebla de los tiempos, el adoctrinamiento exclusivo durante siglos, el temor, la amenaza, el castigo, toda una cultura que se sostiene en supuestos bajo la luz de la tradición, la fe y el temor al cambio.


Cuestionar la existencia de Jesús es uno de esos temas que levantan roncha es, metafóricamente hablando, ponerse uno mismo en el paredón de fusilamiento, aunque quizá hay que agradecer que el paredón y las balas no son reales, como si lo fueron la hoguera y las llamas, la cárcel y el castigo social para quienes se atrevieron a cuestionar la historia oficial en siglos pasados.


Que Jesús existió es algo que no puede afirmarse con demasiada seguridad, que no existió es una tesis que puede sostenerse sin mucho temor a equivocarse, que existió pero que fue una persona literalmente distinta a los que los cristianos creen es otra gran posibilidad. He aquí los hechos.




Evidencias a favor y porque sirven tan poco


La primera y gran prueba que dan los que creen que existió es la misma Biblia, para los creyentes ese libro, edición de números textos, es la prueba que basta para convencerse al respecto; sin embargo, los que así piensan olvidan el pequeño detalle de que el documento en cuestión fue escrito muchas décadas después de la muerte del nazareno y ni siquiera es de autoría de sus apóstoles. Investigaciones recientes concuerdan en que la biblia fue escrita por discípulos de los discípulos de Jesús que no lo conocieron, por lo que sus relatos lejos de aclarar más bien oscurecen el panorama.


Bien, eso no descarta del todo la existencia de un predicador de Nazaret pero si nos pone ante una extraña circunstancia: ¿en quién se basa el Cristo de las escrituras? ¿vivió esa figura? ¿O fueron varias? ¿o es solo una leyenda sostenida con mitos anteriores a él?


Descartemos la Biblia como evidencia y atengámonos a las fuentes externas: salvo un breve párrafo del historiador judío-romano Flavio Josefo, no existe en el mundo actual documento que confirme que algunas vez caminó por la tierra un Jesús de Nazaret.


El texto de Josefo dice así: “Ahora bien, vivió en aquel tiempo Jesús, un hombre sabio, si es propio llamarle hombre, pues fue hacedor de obras maravillosas, maestro de quienes reciben con gusto la verdad. Atrajo a sí a muchos de los judíos y de los gentiles. Era el Cristo, y cuando Pilatos, incitado por los principales hombres entre nosotros, lo hubo condenado a la cruz, quienes lo amaban en un principio no lo desampararon; pues se les volvió a aparecer vivo en el tercer día; como habían predicho los profetas divinos sobre ésta y diez mil maravillas más concernientes a él. Y la tribu de los cristianos, así llamados en su honor, no se ha extinguido hasta este día." (Antigüedades Judías, Libro 18, Cap. 3, Sec. 3)

Las palabras de Josefo parecen confirmar que existió Jesús pero hay varios problemas a la hora de analizar las palabras del escritor.

1) Flavio Josefo era fariseo: Jesús era enemigo de los fariseos a los que no dudó en atacar en muchas de sus supuestas prédicas y es muy improbable que un fariseo como Josefo hablara de él con palabras tan elogiosas, hubiera sido blasfemo.

2) Factor tiempo espacio: Flavio Josefo no conoció a Jesús pues nació en el año 37 o 38, o sea unos años después de la supuesta crucifixión del nazareno y todas las referencias sobre él vendrían de fuentes externas. No es testigo presencial.

3) Obispo Eusebio de Cesarea: considerado padre de la iglesia fue el jerarca eclesial de confianza del emperador Constantino en el siglo IV. A este prelado se le conoce, entre otras cosas por afirmar que “He repetido lo que pudiera redundar en gloria, y suprimido todo lo que pudiera traer desgracia para nuestra religión" (Cap. 31, Libro 12 de Prae Paratio Evangelica).” Ergo, el religioso creía que mentir era válido. Varios historiadores creen que Eusebio incluyó en los escritos de Josefo la cita sobre Jesús dado que esta no aparece en las ediciones anteriores ni es citada por otros cristianos renombrados como Justino Mártir, Tertuliano, Clemente de Alejandría y Orígenes.

4) La poca importancia: sumando a la sospecha contra Eusebio hay que anotar que Flavio Josefo escribió páginas enteras sobre ladronzuelos y líderes rebeldes desconocidos ¿por qué escribió tan poco -un párrafo- sobre Jesús siendo él tan revolucionario según la versión oficial? ¿cómo es posible que sus milagros, resucitar a los muertos, su entrada triunfal a Jerusalén y los fenómenos naturales acaecidos por su muerte no llamaran la atención de uno de los más connotados historiadores antiguos? Sospechoso.

Ante los hechos, los apologetas cristianos apelan a otros historiadores de la antigüedad para sostener su tesis, invocan a Suetonio (77-140), Plinio el Joven (62-113) y Tácito (55-120), todos romanos que nacieron muchos años después de la muerte de Jesús y que son testigos de la existencia de los primeros cristianos, cosa que no prueba que Jesús vivió pues también hablan de los “crestianos”, seguidores del dios egipcio Serapis, lo que no patentiza jamás que existiera la deidad citada ¿alguien cree que exista Serapis en realidad? pero los crestianos si existieron.

En síntesis nada que pueda decir que alguna vez caminó por la tierra un Jesús de Nazaret. Pero bueno, insistamos, en alguna persona real tuvieron que basarse los evangelistas, si había 12 apóstoles es que hubo un maestro, suponemos que pudo ser un pacífico predicador entre tantos otros del siglo I que se denominaba a sí mismo el mesías prometido, o era, como lo afirma Hugh J Schonfield, un rebelde esenio que luchaba contra Roma y que terminó crucificado por eso.


De existir un predicador llamado Jesús ¿era el mesías prometido en el Antiguo Testamento?


El mesías y Jesús, dos personas diferentes


Para colocar a su maestro en la piel del mesías judío los evangelistas hacen malabares, entre ellos hacerlo nacer en Belén siendo el de Nazaret para cumplir el augurio de que el mesías nacería en la ciudad del rey David. Para lograrlo se inventaron un censo imperial en la época de César Augusto que la historiografía comprueba que nunca se realizó y fantasean con una terrible masacre de los inocentes de la que no hay registros y que no pudo ser obra de Herodes pues para entonces ya estaba muerto.


Pero la pirueta más grande es el tratar de hacer encajar a Jesús en las profecías, al punto de inventar algunas de ellas. Cito textualmente a especialista estadounidense en temas bíblicos, Dennis McKinsey quién afirma:

1) "Como está escrito en Isaías el profeta: He aquí yo envío a mi mensajero delante de tu faz, que apareje tu camino delante de ti" (Marcos 1:2). No hay tal profecía en Isaías.

2) "Y vino, y habitó en la ciudad que se llama Nazaret: para que se cumpliese lo que fue dicho por los profetas, que había de ser llamado Nazareno (Mateo 2:23).", "que había de ser llamado Nazareno" no se menciona en el Antiguo Testamento. No hay tal profecía. Y no se puede aplicar Jueces 13:5 ("Porque tú te harás embarazada, y parirás un hijo: y no subirá navaja sobre su cabeza, porque aquel niño será Nazareo a Dios desde el vientre, y él comenzará a salvar a Israel de mano de los Filisteos") porque:
a) No es lo mismo un nazareo que un habitante de Nazaret.
b) Hechos 24:5 ("... príncipe de la secta de los Nazarenos") muestra que un nazareno era un miembro de una secta, no un residente de Nazaret.
c) Y el hombre en cuestión era Sansón, no Jesús. Nadie llamó nazareno a Jesús en sus tiempos.

El mismo McKinsey cita algunas de las verdaderas profecías sobre el mesías hebraico y demuestra que tan incompatibles son con Jesús:

· "He aquí que mi siervo será prosperado..." (Isaías 52:13) ¿Cuándo prosperó Jesús? ¿Cómo puede atribuirse prosperidad o éxito a la divinidad?

· "... será engrandecido y ensalzado, y será muy sublimado." (Isaías 52:13) Esto tampoco se cumplió en Jesús. Su humanidad fue condenada a muerte de manera deshonrosa.

· "... los reyes cerrarán sobre él sus bocas..." (Isaías 52:15) ¿A qué rey hizo callar Jesús?

· "... como que escondimos de él el rostro..." (Isaías 53:3) Los judíos no le escondieron el rostro, sino que lo condenaron muchas veces, y los gentiles lo aceptaron.

· "... nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido." (Isaías 53:4) Jesús fue herido por los hombres, no por Dios. ¿Dios heriría y abatiría a Cristo, su hijo, en especial cuando los dos se suponen idénticos?

· "... vivirá por largos días..." (Isaías 53:10) (a) Este verso significa que tendrá una larga vida, pero Jesús no llegó a la vejez. Murió aproximadamente a los 33 años de edad. (b)

Añádase a esto que el mesías del antiguo testamento debe ser descendiente del rey David, requisito incumplido por Jesús pues el linaje hebreo se cuenta por línea paterna y Jesús no era hijo biológico de José, según la Biblia.


Además el mesías judío no es sinónimo de hijo de dios sino de un rey terrenal descendiente de David que liberaría a Israel del yugo opresor. Jesús, de existir, no liberó a ese pueblo del dominio de Roma, es más murió a causa de él. Esto nos lleva a nuestra última interrogante ¿Por qué los cristianos crearon la idea de que Jesús, además de Mesías era hijo de dios?




El hijo del Sol


El concepto del hijo de dios que baja a la tierra para redimir a los humanos no es original de los cristianos y se remonta al menos tres mil años antes en la mitología de la civilización de Egipto, fuente de inspiración de todas las culturas del Mediterráneo.


Esta es la historia: el dios Osiris, el Creador, es muerto y desmembrado por Seth, Isis lo resucita al unir los pedazos, menos su pene, pero milagrosamente tiene un hijo con él sin perder la virginidad, el fruto es Horus (el bien), que le da una paliza a Seth (el mal) y gobierna en la tierra mientras que su padre, Osiris lo hace en el cielo. A Horus se le llamó el “hijo de dios”, el buen pastor” “la verdad” “la luz”, etc.


El relato se repite con variantes en el cuento de Satmi del año 550 antes de Cristo. Satmi (el que acata a dios, como José) cuya esposa, Mahitusket (llena de gracia, como María), es embarazada aún siendo virgen y da a luz al hijo de dios.


El teólogo catalán y experto en mitología egipcia, Llogari Pujol encuentra muchas similitudes entre Horus y Jesús niño, por ejemplo:


-Cual Herodes pero mucho antes Seth quiere asesinar a Horus lo que obliga a su familia a huir para evitarlo.


-El oro, el incienso y la mirra, regalos de los tres reyes magos, son sustancias sagradas de los egipcios que corresponden a la carne de Ra, su perfume y a la germinación, respectivamente.

-A los 12 años Horus discute con los sacerdotes en el templo.


Otra “coincidencias” encontradas por Pujol y muchos otros expertos son: una estrella en el este que indica su nacimiento, la visita de tres reyes, bautizo y ministerio a partir de los 30 años, 12 discípulos, hace milagros como curar enfermos y caminar sobre el agua. Horus (y su alter ego Osiris) también es traicionado, ejecutado y resucitado.


Curiosamente muchas de estas características de Horus se repiten en otras divinidades del Mediterráneo y más allá, tales como Atis de Frigia y Dionisio, ambos griegos; Krishna en la India y Mitra en Persia… ¿Jesús en Judea? Es probable.


Para terminar de redondear las “casualidades” el 25 de diciembre era originalmente una fiesta pagana, la del Sol Invicto, originaria del mitraísmo, el clero del siglo IV colocó el nacimiento de Jesús en esa fecha para ganar nuevos conversos. Nadie sabe la fecha de alumbramiento del nazareno, si es que nació.


¿Nació? ¿existió? Es irrelevante, lo cierto es que si la respuesta es positiva es probable que sus discípulos, influenciados por otras culturas como la egipcia y la griega lo convirtieron en un dios para todos cuando solo él solo quería ser un mesías para Israel, título que aún así no podía ostentar por incumplir requisitos.


Posiblemente Jesús de Nazaret solo fue un predicador judío que enseñaba a los judíos, cuyo mensaje y figura fueron manipulados por el tiempo, las circunstancias, los anhelos y los intereses de los hombres hasta convertirlo en un híbrido que conjuga el espíritu de toda una era, de muchas culturas o de quizá más de un mesías. O puede que solo sea una leyenda.



.Publicado en la Revista Paradigma


Fuentes:
“Fallas de la Biblia” de Dennis McKinsey
Llogari Pujol, teólogo catalán
La Biblia


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Un ensayo bastante interesante. Es sorpredente saber que los elementos mágicos-fantásticos que rodean la vida de Jesús, no son exclusivos ni novedoso de su mitología, más bien son una copia.
Atentamente: Almuri.

Heli dijo...

Muy buena entrada. Aunque con las coincidencias entre dioses hay que ir con cuidado porque existen un montoncito de historias distintas sobre cada uno de los dioses que recogen otro montoncito de libros con pocas o nulas pruebas históricas. En los prontuarios de mitología se cuentan tantas historias distintas sobre un mismo dios que ahí uno puede uno perderse. Es evidente que existió el sincretismo en las religiones helenísticas y que adaptaron símbolos, arte, leyendas y contenido doctrinal de otras religiones más antiguas, bueno y de otras filosofías. Pero las coincidencias entre los dioses, como si fueran casi dioses clonados no son tan sistemáticas y evidentes como cuentan por ejemplo en Zeitgeist (Documental interesante pero para tomarlo con pinzas). En todo caso una entrada estupenda.

César dijo...

Heli casi un año despuée, pero mejor tarde que nunca: gracias por tu valioso comentario.

Saludos.