miércoles, 3 de diciembre de 2008

DE OBISPO A "COLACHO"




Nicolás fue un hombre con suerte, tomando en cuenta su inclinación religiosa y a lo que se dedicaba, le tocó una buena época para vivir y de paso la oportunidad de pasar a la historia por dos títulos diferentes: para los creyentes como San Nicolás de Bari y para los que gustan de la época navideña en general por ser el molde de Papá Noel, Colacho o Santa Claus.


El futuro obispo nació en Licia (Turquía), en el año 250 de la era actual (1), cuando las diferentes sectas cristianas crecían exponencialmente bajo la sombra de un Imperio Romano en crisis (2). Eran buenos tiempos para promover una nueva fe a pesar de la persecución oficial, los dioses clásicos callaban en medio de la desesperación y las personas, en especial las de las clases populares, estaban receptivas a cualquier cosa que diera alguna luz de esperanza.

Nicolás era de familia rica pero según la leyenda cristiana una vez muertos sus padres cedió su fortuna a los pobres, se dedicó al sacerdocio y se convirtió en Obispo. Participó en el primer Concilio, el de Nicea (año 325), en la que la facción llamada después católica le ganó el pulso a la arriana y, con el favor del emperador Constantino, se consolidó extraoficialmente como religión de estado, en detrimento de los seguidores del Arrio y de 128 versiones más del cristianismo que pululaban en la época, según el Obispo Filastro de Brescia.

Con las reglas a favor del credo niceno la fama de Nicolás creció, convirtiéndose en el primer canonizado no mártir de la historia. Murió en el año 345 en Myra pero sus restos pasaron a Bari, Italia, luego de la invasión musulmana. Su fecha en el santoral se estableció el 6 de diciembre.


El resto de la historia es mito, a Nicolás lo consideran los cristianos católicos (romanos y ortodoxos) como patrono de las mujeres casaderas y los marineros, así como hacedor de milagros incontables. Múltiples templos en el mundo llevan su nombre y es uno de las figuras más recordadas del panteón, lo que le valió su siguiente salto de popularidad.

.
De Nicolás a Santa Claus
.
Es falsa la versión de que la Coca Cola creo la imagen actual de Santa Claus pues su mérito solo fue popularizar aún más el retrato creado por otros durante los siglos anteriores.


En 1624 los marineros holandeses llevaron a “Sinterklaas” a la colonia de Nueva Amsterdam, hoy Nueva York. En el siglo XIX el escritor Washington Irving lo rebautizó como Santa Claus (1809) merced a unAñadir imagena pésima traducción y unos años más tarde (1823) el poeta Clemente Clarke le encaramó el trineo y los renos, con todo y Rodolfo.

El traje rojo, la panza y la barba blanca son obra del alemán Thomas Nast; la idea de que viene del Polo Norte es de un comercial de 1902 de la Lornen Company y Frank Baums
lo hizo inmortal en un cuento infantil. En 1931 la Coca Cola lanzó una campaña publicitaria con el barbudo tomando la gaseosa y el resto ya todos lo conocen. 

Del Obispo Nicolás a Santa Claus… la trasformación del religioso en el simpático barbudo de traje rojo evidencia la capacidad humana de crear leyendas e historias fantásticas a partir de hechos reales.

.....




(1) El Calendario Gregoriano ubicó el nacimiento de Nicolás en el año 250 después del supuesto nacimiento de Jesús de Nazaret. Este calendario se oficializó hasta 1582 por orden del papa Gregorio XIII. Lo correcto es decir que el obispo nació 1002 años después de la fundación de Roma o 1758 años en el pasado, a partir del 2008.


(2) Los historiadores modernos denominan “Crisis del Siglo III” o de “Anarquía militar” a los graves problemas políticos, económicos, militares y sociales del Imperio Romano y que sirvieron de caldo de cultivo para la expansión del cristianismo.

No hay comentarios: