lunes, 13 de octubre de 2008

Ese descreído don Pepe





A propósito de los 57 años de fundación del Partido Liberación Nacional (12 de octubre) es oportuno conocer una singularidad de su institutor que no todos conocen y que resultará sorpresiva para algunos.


Para los no costarricenses un antecedente: José Figueres Ferrer, “don Pepe” (1906-1990), de padres catalanes, fue el líder político y militar vencedor de la guerra civil de 1948 que después abolió el ejército y realizó una reforma radical del Estado que hoy sigue vigente. Figueres fue tres veces presidente de Costa Rica y su figura aún inspira veneración de muchos coterráneos (en especial los de más edad) que lo llaman “caudillo”.


A Figueres Ferrer le tocó gobernar un país pequeñito (51100 Km2), mayoritariamente rural, de campesinos marcadamente religiosos que vieron en él una especie de imagen mesiánica o salvadora, lo que él aprovechó para llevar a cabo su programa político de reformas. En una entrevista para televisión que ahora es accesible en Youtube el ex mandatario habló de sus creencias y su opinión sobre la muerte. Abajo la transcripción:
.
Periodista: don Pepe ¿es usted religioso?
Don Pepe: (lo piensa unos segundos) "Ese es un término indefinible, yo creo que soy religioso en el sentido que soy sentimental, pero soy muy antidogmático y soy muy poco supersticioso y la formación científica y filosófica de mi juventud me hace ser completamente agnóstico. Yo prefiero la franca ignorancia de decir yo no sé qué decir que sustituyo el conocimiento por una creencia o una fe. Conozco a mucha gente muy valiosa que rige su vida por una creencia indemostrable y por una fe, pero yo soy completamente agnóstico y soy religioso en el sentido que me gusta servir cuando puedo."

Periodista: ¿Qué piensa de la muerte don Pepe?
Don Pepe: "El hombre de hoy, del siglo XX, no sabe nada de eso y el hombre de todos los milenios pasados ha sustituido el conocimiento con la creencia. Yo tengo una tranquilidad completa respecto a la muerte, a mí me parece que de los amigos y seres queridos que han muerto no queda absolutamente nada, solo quedan sus libros y que cuando yo muera se acabó todo, yo no los vuelvo a ver a ustedes después de muerto ni les voy a andar jalando las patas ahí cuando hagan algo incorrecto ni nada de eso."


Figueres Ferrer era ante todo un pragmático que no dudó en aliarse con la iglesia católica para sacar adelante sus iniciativas, sabedor de la influencia de la organización religiosa y a pesar que desde su perspectiva la fe era una “virtud” poco apreciada.


Una anécdota apócrifa cuenta que durante una reunión oficial con Franco, Figueres encaró al dictador y le dijo que si hubiese sido un poco más alto (era un hombre de baja estatura para el servicio miliar en esa nación) sería él y no Franco el que guiara los destinos de España. Ve vos, de ser así ¿se habría aliado con el catolicismo de la forma tan poco saludable como lo hizo Franco o lo habría rechazado? Puede que nunca lo sepamos.


Entrevista en Youtube (a partir del minuto 3:39):


José Figueres Ferrer

2 comentarios:

El hada del sur dijo...

Considero que cada cual debe usar su propia libertad para expresar adecuadamente sus ideas ya sean diferentes a otras personas porque realmente todas las opiniones son validas y en la diversidad esta el enriquecimiento. Un saludo . El hada del sur

Pioresnada dijo...

Bueno, que no se dé cuenta mi abuela, religiosa y figuerista hasta los tuétanos.
Y como dice el corrido que a ella le encanta entonar:
"¡Viva Pepe! ¡Vivan sus hombres!
Todos muchachos de gran valor.
Viva el valiente Pepe Figueres
Nuestro gallardo libertador."