martes, 30 de septiembre de 2008

Darwin, materialismo y nueva malinterpretación



A propósito de la censura solapada nunca vio la luz mi artículo respuesta a un ataque a Darwin, publicado en el diario La Nación de Costa Rica, donde se acusa al científico inglés de promover con su teoría al nazismo y a la eugenesia. Aquí lo dejo:









Darwin, materialismo y nueva malinterpretación








El siquiatra Eduardo Arias Ayala en su artículo Darwinismo evolutivo del miércoles 20 de agosto de 2008 ensaya una nueva forma de desacreditar a Charles Darwin, autor del Origen de las Especies y sobre cuyos descubrimientos se cimenta la teoría evolutiva.


Alejándose de la discusión sobre creacionismo/evolución el señor Arias intenta demostrar de manera irresponsable que la teoría del científico inglés es el responsable de pensamientos radicales como el nacional-socialismo y de prácticas como la eugenesia; escribe: “Según Darwin, el no evitar que los miembros más indeseables, viciosos o inferiores de la sociedad incrementen su número a un ritmo más rápido que los hombres de mejor clase sería un gran obstáculo para el progreso de la sociedad. Con el mismo planteamiento de la teoría de Darwin y dentro del marco del materialismo científico emergería, con años de diferencia, el Nacionalsocialismo de Hitler que seguiría al pie de la letra la propuesta eugenésica de depuración étnica derivada de la idea darwinista.”


Es necesario aclarar que el naturalista inglés en ningún momento pensó en aplicar su teoría más allá de sus alcances biológicos y, por el contrario, reprobó la doctrina del “darwinismo social” que planteó el filósofo Herbert Spencer, quien supuso que la lucha de las especies por sobrevivir y perpetuarse podía aplicarse a las sociedades humanas. Como dijimos el mismo Darwin nunca estuvo de acuerdo con esa malinterpretación de su tesis y fue la propuesta de Spencer, no la de Darwin, la que alimentó a los ideólogos nazis, entre otros.
Olvida también el señor Arias que el antisemitismo de Hitler tuvo profundas raíces cristianas “Creo hoy que estoy actuando de acuerdo con el Creador Todopoderoso. Al repeler a los judíos estoy luchando por el trabajo del Señor", dijo el infame líder nazi.


En vida Charles Darwin fue un gran científico pero también un hombre de fuertes principios al punto de declarar que "Conforme el ser humano avanza en civilización, y las pequeñas tribus empiezan a unirse en comunidades mayores cada individuo tendría que extender sus instintos sociales y simpatías a todos los miembros de la misma nación, aunque le resulten personalmente desconocidos. Una vez alcanzado este punto, solo una barrera artificial puede impedir que sus simpatías se extiendan a los humanos de todas las naciones y razas... La simpatía más allá de los confines humanos, es decir, los sentimientos humanitarios hacia los animales inferiores, parece ser una de las últimas adquisiciones morales” ¿Cómo podía un hombre que pedía compasión para otras especies aprobar la muerte de los humanos más débiles?


Concuerdo con don Eduardo Arias en que es necesario que la práctica científica se apega a la ética, pero difiero de su intención de presentar al materialismo como algo negativo, al igualarlo con el comunismo y al capitalismo en sus versiones más fundamentalistas. El materialismo en su dimensión filosófica solo es parte de un movimiento mayor, el humanismo, que busca la dignificación del hombre pero basado en un principio de igualdad, no de la sobrevivencia del más fuerte, interpretación por demás malintencionada.
.
Debo contextualizar acá al lector sobre una fuerte discusión en las páginas de opinión de la prensa costarricense acerca de la validez de la teoría de la evolución. Estamos como en Estados Unidos, donde grupos religiosos quieren desacreditar con malos argumentos y ambiguedades a Darwin e infiltrar enseñanzas como el diseño "inteligente", tan desacreditado por la comunidad científica.
.

4 comentarios:

Jeudy Blanco dijo...

El afán de los creacionistas por desprestigiar la evolución en cualquier oportunidad es por que no aceptan que sus escrituras "sagradas" no se pueden tomar de forma literal. Eso lo debieron haber aprendido hace mas de 400 años cuando la ciencia empezó a descubrir como funciona el mundo, muy diferente de a como lo cuenta la biblia.

Ellos mismos ponen límites a su creador. Aún yo que soy ateo, no veo por que de existir un "diseñador" este haya tenido que hacer las cosas estáticas. Sería mas propio de una mente divina y omnisapiente el establecer los parámetros minimos necesarios en el universo (valores de las constantes de la fisica por ejemplo) para que este evolucionara por si mismo hacia la vida. No evidenciaria esto mucha mas inteligencia y diseño, que la majadería de seguir pensando que nos hicieron del barro como a muñequitos?

Felicidades Cesar por el blog! Espero ver pronto mas articulos!

Anónimo dijo...

Realmente la dicotomía existente entre evolución y no evolución del mundo vivo es fácil de resolver.

Si los evolucionistas intentan convencer que el proceso evolutivo es debido a la variación genética ¿de dónde viene?. Si ésta no existiese no existiría evolución posible y por consiguiente no habría cambios posibles de las especies.

Anónimo dijo...

PARA QUE HAYA VERDADERO JUICIO, PERTINENTE, RESPETUOSO Y VÁLIDO, DEBERÍA CONOCERSE A PROFUNDIDAD, LA VERDAD DE LA LITERATURA SAGRADA, SIN COMILLAS, EL BLOG ES EN BUEN PORCENTAJE RESPETUOSO, PERO DEJA NOTAR UNA IGNORANCIA CASI PERPETUA EN LA LITERATURA SAGRADA (SIN COMILLAS), POR LO TANTO SU BALANZA PARA UN BUEN JUICIO, ESTA AVERIADA MI AMIGO.

KIKE

César. dijo...

Hola Kike.

Me resulta peculiar como a veces las respuestas en contra de mis artículos se desvían por la tangente y apelan a argumentos fuera de lugar ¿que desconozco de la escritura "sagrada" (así entre comillas)que desligitime mi argumentación?

Cuando quiera podemos hablar de las escrituras "sagradas" y ver en ella la inspiración del antisemitismo y otros tantos males.

Quedo a la espera, sabe donde responderme (mi correo está en el perfil del blog), desgraciadamente yo no tengo dónde escribirle a usted.

Saludos.